Skincare anyone? Tips para tener una rutina de piel saludable... y alcanzable con @ladermatologa

By: Ana María Maya

@ladermatologa 

Si estás iniciando en el mundo del cuidado de la piel, aquí te traemos algunas recomendaciones para que lo hagas con el pie derecho. 

 

Actualmente, en redes sociales, nos bombardean con miles y miles de productos dermocosméticos, que según nos hacen creer son “indispensables” para una rutina de piel. Sabemos que estos productos son costosos y nuestra piel es solo una y merece lo mejor, así que ¿cómo saber qué productos realmente son necesarios?, ¿en cuáles deberíamos invertir? Recuerda que menos es más, y que es mejor calidad que cantidad, sobre todo cuando hablamos de nuestra piel. 

 

Lo primero que debemos responder es ¿por qué es importante una rutina de piel?. Esta pregunta es realmente sencilla y es que es la única manera de proteger nuestra piel de las agresiones del medio ambiente, la oxidación, la contaminación y sobre todo: el sol. Buscamos con una rutina tener una piel saludable, prevenir un envejecimiento prematuro o más marcado, prevenir irritaciones, dermatitis, manchas e incluso cáncer de piel. 

 

Existen 3 pasos indispensables que debemos implementar para lograr prevenir estos desenlaces y aquí te los vamos a explicar:

1. Limpieza facial:  

Dependiendo de nuestro tipo de piel vamos a preferir cremas limpiadoras, geles, aguas micelares o espumas. Es un paso que deberíamos hacer tanto en la mañana como en la noche, y es importante ya que, así no nos maquillemos, debemos limpiar la polución y la contaminación del día a día, que también ha demostrado que envejece y mancha. Además, desobstruye poros y permite que los principios activos penetren con mayor facilidad.

 2.Hidratación: 

Nos ayuda a mantener la piel luminosa y mejora algunas líneas finas de expresión. Además, es ideal para mantener la barrera de la piel sana, previniendo irritaciones y dermatitis. Es un paso que puede realizarse tanto en las mañanas antes del protector solar, así como en las noches. 

3. Protección solar: 

Es el paso más importante en una rutina de piel, y tiene que ser lo primero en lo que debamos invertir. El sol es el causante de manchas, envejecimiento prematuro y cáncer de piel; por consecuencia, si nos protegemos de él, vamos a tener una piel más saludable. 

Una vez teniendo estos 3 pasos claros, podemos agregar a nuestra rutina un producto de “tratamiento”. Éste va a estar enfocado en eso que nuestra piel necesite y queramos mejorar. El tratamiento podrá ser antimanchas, antioxidante, antiacné, antiedad, etc, según nuestras necesidades y condiciones. Dependiendo del principio activo que éste contenga lo podemos usar en la mañana y/o en la noche. En este paso es ideal tener acompañamiento dermatológico para evitar efectos secundarios y/o productos innecesarios. 

 

Invertir en esos sencillos pasos es el camino para lograr una piel saludable. Esta rutina de piel “básica” puede ser incluso más efectiva que la aplicación de millones de productos capa sobre capa; además genera menos riesgo de irritaciones, dermatitis y acné; y es más fácil de hacer porque no toma mucho tiempo. 

Sin embargo el éxito no está asegurado si no tienes hábitos saludables como dormir mínimo 6 horas, hacer ejercicio, alimentarte saludablemente, regular los niveles de estrés, evitar el tabaquismo, evitar la exposición solar intencional o el bronceado. No esperes resultados significativos, si a pesar de tener una buena rutina de piel, no tienes hábitos saludables. 

 

Recuerda, la piel es inteligente: la rutina está ahí para apoyarla, pero no para hacer su trabajo. 

Para más información: @ladermatologa

foto de referencia <3 

Cuéntanos tu opinión